Elena Valenciano

Elena Valenciano random header image

Doblar la ropa

8 agosto, 2008 · Hay 9 comentarios · Igualdad

Una vez que destiendes la ropa, ya limpia y seca, que habías acumulado en un montón desordenado, la vas doblando. Calcetines -siempre alguno desparejado, ¿cómo es posible si los metí pares en la lavadora?, existe un agujero invisible, en las máquinas de lavar, por el que se cuelan millones de calcetines al cabo del año-, después los calzoncillos, camisetas, pantalones… cada prenda se dobla de una manera distinta, con cuidado para, después, guardarla en los cajones y estanterías. Hay mucho amor en esa tarea. Es la ropa que, luego, llevarán puesta y tod@s y quieren tenerla en su sitio cuando la buscan.

Al doblar las prendas vas pensando en cada uno. El pequeño necesita ropa interior, lo sigo vistiendo como si fuera un bebé, La niña lleva un tipo de braguitas que no hay manera de colocar, no se sabe qué va delante y qué detrás, ya es una señorita, guapa y seductora.

Ahora pones la ropa de él en el cesto que irá a vuestro dormitorio. Tienes en tus manos el polo nuevo, de una marca buena. Su tacto es adorable, algodón e hilo, dijeron. El tono vino le favorece a su piel tostada y sus ojos negros. Repasas su torso a través del polo y sientes un escalofrío en el alma… A la altura del bolsillo que tiene en la izquierda, se sigue notando, levemente, la mancha de sangre que intentaste quitar antes, incluso de meterlo en la lavadora. Es tu sangre, la del último puñetazo, anteanoche.

El último, sí. Al tocar con tus manos ese polo nuevo has decidido que no habrá nunca una camisa más que lavar con la huella de tu dolor infinito.
Todas las lágrimas y la sangre de las mujeres muertas han hecho la última colada.
El miedo se ha ido por el agujero de los calcetines perdidos para siempre.

Etiquetas:

Hay 9 comentarios ↓

  • Enrique Castro

    Poco se puede añadir a este relato, que aún a pesar de ser escrito en el estío, puede suceder en cualquier momento o situación.

    Nadie está al margen. Nadie.

    Un saludo.

  • Jesus

    Entrada preciosa donde las haya, es la cruda y cruel realidad, realidad que sufren muchas mujeres por maltratos de sus parejas. SALUD Y VIVA EL FEMINISMO Y LA IGUALDAD ENTRE HOMBRES Y MUJERES!!

  • Arturo

    –Articulo bonito?, !el tuyo!.
    Ya de por si, la vida es dura para muchos de nosotros, y para otros-as es cruel y trágica.
    Por ello dotemos a nuestra sociedad de todos los medios posible y necesarios para así poder disminuir y evitar tantas tragedias.

    Interesante?. El cambio de identidad y residen cia y no de alejamiento durante un tiempo.
    Aplicable también en “situaciones especiales” a individuos que con sus hechos ya pasado, pidieran o puedan provocar a la sociedad.
    Es decir al ciudadano.

    Un cordial saludo;

    Arturo//

  • Montserrat Boix

    uauuuu! que texto!!!
    gracias por ser como eres ;-)

  • abde

    muy buen articulo..te felecito !!
    que sigas asi…!

  • Pilar

    Me ha encantado tu articulo, me hubiera gustado
    otro final por que prometía bién, la realidad por desgracía es otra , y esa persona denota que sigue queriendo a ese hombre, casi simpre, el gran problema que tienen esas amigas que aun maltratadas lo siguen queriendo, por eso estoy de acuerdo con arturo en que es fundamental que le den una nueva identidad y residencia y fuera de su circulo la ayudemos a restablecer
    los valores que como persona ha perdido.

  • Jesus

    Arturo, perdon pero no me has entendido bien en mi comentario, yo me refería a que es bonito y real como nuestra querida Elena muestra su opinión en su blog no que sea bonito que un hombre pegue a una mujer. Ya se sabe que queda mucho por ganar a favor de las personas maltratadas y a partir del Ministerio de Igualdad tendrían que empezar con ello. salud ^^

  • Meli Galarza

    Brillante.

  • carmen

    a mi todavía me huele ese dolor infinito…

Haz tu comentario